Dieta hipocalórica o baja en calorías

Dieta hipocalórica o baja en calorías

Si llegaste hasta aquí estoy casi seguro de que o has tomado la decisión de bajar de peso (llevar hábitos de vida o alimentación saludables), o has llegado a un estancamiento en tu objetivo de bajar de peso; cualquier sea el motivo déjame decirte que aquí hablaremos de este tipo de dieta cuyo fin principal es el de reducir la ingesta diaria de calorías.

Cuando decidimos bajar de peso lo más lógico sería recurrir a un profesional en nutrición y por lo general es lo que hacemos, al llegar a este profesional la primera opción que pone sobre la mesa es el hecho de reducir la ingesta de calorías diarias – comer menos – , lo que en primera instancia ya pone estrés sobre nuestro cotidiano estilo de vida – claro a quien le gusta comer menos -, sin embargo es el camino más lógico hacia nuestra meta; pero esto tiene sus pro y contras, más contras que pros desde mi punto de vista.

¿Como funciona?

En realidad el proceso de funcionamiento no es complicado de entender, por ejemplo: si determinas que al día tu promedio de ingesta diaria de alimentos asciende a las 3000 calorías lo ideal es ir reduciendo este número por ejemplo a 2500 calorías diarias lo que conllevaría a largo o mediano plazo una perdida de peso que puede llegar a verse al final de cada semana; en términos coloquiales seria dejar de comer lo que venimos comiendo y comer menos pero todos esperamos que sea comer menos y con calidad.

Al realizar una reducción en tu consumo de alimentos el cuerpo experimenta cambios a nivel metabólico asumiendo que en el entorno donde vives no hay suficiente alimento, esto conlleva efectivamente a la pérdida de peso, algunas veces exponencial si es que la baja de calorías es alta, el efecto secundario de esto es que a medida que avanzas, el metabolismo tiende a igualarse o estabilizarse – se acostumbra – a la reducción calórica y por consiguiente llega un estancamiento de perdida de peso, lo que trae como consecuencia estrés, ansiedad y decepción por parte de la persona que trata de bajar de peso, en este punto existen dos caminos, o reducir más la ingesta de calorías aun más – comer aun menos- lo que como bien sabes a largo o mediano plazo ocasionara que tu metabolismo vuela a normalizarse con esa reducción de calorías y vuelvas a estancarte, y la otra opción es tirar todo a la basura por que no alcanzaste tus objetivos y en este punto ya estas hambriento y deseoso de comer, por las altas reducciones de alimento, que recaes en hábitos de alimentación no saludables – pero recuerda que en este punto tu metabolismo ya se a adaptado a la ingesta reducida de calorías, volver a comer como antes ocasionaría que subas de peso incluso al doble del que tenias, proceso conocido como efecto rebote-, lo que no es recomendable para nadie.

Otro proceso de acción de las dietas bajas en calorías es que en el proceso de reducción de alimento el cuerpo tiene que realizar modificaciones a nivel metabólico y corporal con el objetivo de adaptarse a esta falta de alimento, es así que empieza a degradar tejidos que tienen niveles altos de consumo de energía como los músculos por ejemplo y tiende a dejar aquellos tejidos que no utilizan demasiadas reservas de energías como las grasas por ejemplo, a raíz de esto no te sorprendas que mientras realizas esta dieta notes una reducción en tu masa muscular y empiezas a notar flacidez en tu cuerpo y una acumulación de grasa en la parte abdominal, si es cierto tiendes a bajar de peso pero de una manera floja como suele decirse.

Experiencia personal

Personalmente un día decidí bajar de peso, pues estaba hecho la bomba, mido 1.70m y en ese momento pesaba 88Kg cuando lo ideal está dentro de los 68kg y 72kg, y sabiendo que todo lo llevo al extremo, decido hacer dieta hipocalórica llevando la ingesta de alimento al mínimo, puesto que quería resultados rápidos; efectivamente logré bajar a 70kg en poco más de un mes, pero el viacrusis durante ese tiempo fue fatal, desde alucinaciones por comer, ansiedad y desesperación, sin mencionar que perdí casi el 80% de masas muscular, quedándome con tejido flácido, una forma poco saludable de bajar de peso si podría decirse, pero en principio las dietas con reducción de calorías guardan el mismo principio.
De hecho que estaba contento, pero el poder recomponer la masa muscular sin disparar el peso fue otro dolor de cabeza, sumado a la idea que tenia de que si ya baje de peso ahora puedo comer lo que quiero, lo que en poco tiempo me llevo a recuperar gran parte del peso perdido, llegando fácilmente a los 77kg; este resultado se explica fácilmente en que mi metabolismos se había adaptado a la ingesta reducida de alimento y volver nuevamente al estilo anterior originó el tan indeseado efecto rebote.

¿Es tan mala la dieta hipocalórica?

Y la respuesta es: depende.
Depende mucho de que es lo quieres lograr, de como es tu nivel de disciplina en mira de los objetivos que desees lograr, depende también de quien te asesore o de si lo estas llevando por tu cuenta, depende de la cantidad de reducción de ingesta de alimentos y la calidad de los mismos, también depende mucho de si lo combinas con ejercicios de alta intensidad; en realidad las dietas no juegan un papel individual, no consiste solamente en la reducción de alimentos, si no que a esta la acompañan muchos factores, tales como el tipo de alimentos que vas a consumir, el origen de los mismos, la cantidad de actividad física y el tipo de esta, y como ya te mencionaba en lineas anteriores el asesoramiento que aunque aveces se ignora es muy importante.
Mencionarte también que ninguna dieta en si no es mala, todas y cada una de ellas tiene sus pros y contras, todo de pende de que es lo que quieras lograr y en cuanto tiempo.
Recuerda que cualquier dieta – prefiero llamarlo, hábitos de alimentación saludable- tiene que poder ser sostenida en el tiempo, es así que te recomiendo que no vayas al extremo de una u otra, ya que no podrá ser sostenida en el tiempo y podrías quebrar el proceso y llegar al efecto rebote.

Deja una respuesta